• Blog

Concienciación

Durante años me pregunté qué era y cómo conseguirlo, y sólo recientemente me di cuenta de que la conciencia es el resultado de una profunda curiosidad. Cuando estamos profundamente interesados y curiosos aceptamos todo lo que vemos, sin juzgarlo y sin compararlo con un estándar o lo que debería ser.

Estamos totalmente en paz en nuestro interior, totalmente absortos en la observación. No hay pensamiento, ni preocupación, ni miedo. Es un proceso constante: momento a momento, estamos totalmente en el ahora y ahora. Somos uno con lo que observamos: no hay división, no hay conflicto. Y es casi tan espantosamente simple y fácil. Una curiosidad profunda, sincera y atenta.

Sólo una mente libre puede hacer esto. Libre de preconceptos, creencias y prejuicios. Libre de aceptar sin miedo lo que es. Libre y abierto a la transformación. Una mente tranquila, que ha delegado - en el caso de las artes marciales - un magnífico nivel de automatismo de las técnicas al cuerpo, que reaccionará adecuadamente con inteligencia somática y técnica a cada cambio de situación, sin la intervención de la parte de pensamiento racional. Pero será capaz de mirar a su oponente con profunda curiosidad, convirtiéndose en uno con él, con un proceso de atención sin discontinuidad. No es necesario ser intelectualmente inteligente, sino técnicamente entrenado, hasta el más alto nivel de automatismo consciente.

Luigi Zoia
E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Proudly made by Mekko. All rights Reserved. - Privacy Policy